18 de enero de 2012

Trochas


Hace poco reproduje aquí una carta, en tonta broma con motivo del Día de los Inocentes. Hoy, muchísimo más en serio y sin embargo soberbiamente alegre, no puedo resistir la vanidad de reproducir esta otra recibida ayer. Es de un nuevo amigo, de apenas 24 horas, a quien no tengo todavía el gusto de conocer personalmente, salvo por la venia que acabo de perdirle para hacer pública esta carta y por algún aperitivo que me anticiparon Juan Morales y Perico Lillo. Si para colmo es amigo de Pacho Martínez, da igual lo que Miguel diga, o exagere, que ha sentido leyendo mi libro para estar ya deseando cazar con él en mano, al salto… O a la chimenea, con ese libro suyo abierto, que viene de camino y me promete sin más mérito que intuirme de su misma cofradía, que es la nuestra.

“Estimado José María:
Disculpa que te tutee sin tenerte tratado, pero lo otro, en tu caso, se me hace difícil. Y ello porque te presumo de mis mismas hierbas, más o menos, de similar condición y, sobre todo, porque me constas hermano en la santa cofradía de los hombres cazadores.
El caso es que compartimos algunos amigos, pero no me conoces. Me llamo Miguel Yanes. Vivo, trabajo e intento criar a mis hijos aquí en Jódar, un pueblo bastante "entretenío".
Llevo tiempo queriendo sacar un rato para escribirte, concretamente desde septiembre, cuando leí tu libro. Y mira, hoy va a ser...
El motivo principal "de tan firme como dilatada voluntad" no es sino darte la enhorabuena. Me ha encantado Tirando al monte, primero el libro y después, por añadidura, el blog. Curiosamente llegue al segundo por el primero, supongo que al revés de la mayoría de la gente. Confieso que debo ser un poco rancio pero lo mío en las lecturas es, preferentemente, el papel. Y con tu libro he disfrutado mucho. Algunas de las entregas, de las "tapitas" en que se estructura el libro, son verdaderas obras de arte, de una belleza impresionista, están construidas a pinceladas sueltas y como dejando al lector que componga el conjunto. Me apasiona la literatura cinegética pero el caso es que últimamente no echa demasiadas flores el guindo, ¿no te parece?. Me da a mi que contigo sí, que si Dios te da salud aquí habrá autor de categoría y para rato. Y si me la da a mí, tenme por un lector garantizado.
Compré tu libro el día de su presentación en la Feria de Jaén. Llegué a él desde Juan Morales y Pacho Martínez, con quienes me crucé allí y me lo anunciaron ambos. Sin embargo, en plena vorágine de las dedicatorias me ladeé del stand porque pensé: Y si me firma a mi ¿qué me va poner?, total, si no me conoce... Creo que acerté, porque después me ha ocurrido una historia divertida que probablemente haga que, cuando antes o después, volvamos a cruzarnos tenga mayor sentido el que me dediques el ejemplar que adquirí entonces.
Me explico: Servidor acaba de ingresar también en el ilustre cuerpo de escritores noveles. Tres meses después que tú. Pues sí, otra historieta de caza con base de operaciones en Jaén, lo cual que, por otro lado, tampoco es nada original. Lo mío se llama Trochas. Tiene formato de diario, lo ha editado Almuzara y se trata de una apología humilde de la caza, un cuentecillo de naturaleza y caza, de gente y sentimientos apegados al monte; eso sí un tanto peculiar. Alberga muchas citas y referencias a otros autores, y elegí hacerlo de esta manera porque pensé que si la prosa de uno no daba para muchas alegrías, dejaba al menos al lector con el consuelo de otras plumas mayores. Es una verdadera pena que no conociera Tirando al monte cuando lo escribí, porque, créeme, hubiera tenido un merecidísimo hueco en él. Tu prólogo es de Mariano Aguayo y el mío de Juan Delibes. Ahora me divierto pensando que nuestros libros, coetáneos, intensos pero diferentes como nuestros prologuistas, probablemente acaben también hermanados en los estantes -¿y los sueños?- de otras gentes de monte..
Mañana -hoy, ya- es martes y, mientras le dejen a uno, hay que seguir currando. Cierro esta misiva dándote de nuevo la enhorabuena por tu libro y rogándote que me indiques una dirección postal donde poder remitirte un ejemplar del mío. Después, si te gusta, algún día me podrás dedicar tu primer libro -y los siguientes- con mayor conocimiento de causa. Y si no te gusta, por favor... ¡también!
Recibe un afectuoso saludo,
Miguel Y.”

10 comentarios:

  1. Hace mucho tiempo que conocí a Miguel Yanes, por mediación de nuestro común amigo y paisano José Eugenio Gutiérrez. He tenido la suerte de compartir con él mesa y mantel en las monterías de Las Navillas. Si alguien nos sabe como conseguir el libro que se ponga en contacto conmigo.

    ResponderEliminar
  2. Miguel me regaló y dedicó el Libro por Navidades. Es de los que gusta no solo leerlo, sino tenerlo, en un lugar destacado de la librería cinegética.
    " Uno delos POlitos "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Uno de los Politos, vaya diferencia de amigos que usted tiene, el Sr. Jmor seguro que le cobró a usted su libro y encima tuvo que hacerle la presentación.

      Eliminar
  3. supongo que una vez reciba el libro nuestro querido letrado, le abonará el importe satiscfecho por la comra del suyo al Sr. Yanes.

    ResponderEliminar
  4. El libro es magnifico, para leerlo despacito y saborearlo como un buen vino. Lo hermanaremos con el de Jmor en la biblioteca.
    Por cierto,un error la foto de Cesar de la entrada, porque para una vez que el hombre esta "desganao" y sin hambre...
    Pacho

    ResponderEliminar
  5. Por alusiones. En su día Jmor me entregó un ejemplar de su libro < a requerimiento mio >, para por lo menos leerlo antes de la presentación. Por lo que quede claro que al Cesar lo que es del Cesar, y nada mejor que la foto de la entrada. Ese Cesicar, bueno bueno, donde los haya, aunque como dice Pacho esté "desganao ".
    "Uno de los Politos ".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por alusiones: Quise cobrárselo y me amenazó con iniciar la presentación diciendo: "Aquí éste que dice que ha escrito un libro..."

      Eliminar
  6. Por partes:
    Pagar , dicese del acto de sacar dinero del bolsillo (propio), y entregarlo a cambio de un bien o una prestacion de servicios.
    Cobrar, (el que esta al otro lado del que paga) es decir, dicese del acto de recibir dinero a cambio de un bien o una prestacion de servicios.

    De lo que dice el DRALE, no tengo ni idea, esta definicion es mia.

    Entonces, ¿Intentaste cobrarselo dos veces? ¿o que quisiste pagarle el suyo?
    Es deformacion profesional, me has dejado el apunte descuadrado.


    Juand.

    ResponderEliminar
  7. Hola, me llamo Antonio Blanco, ante todo dar la enhorabuena a Miguel Yanes, por ese fantastico libro recien salido del horno.Recomendar este libro aquellas personas que en general les guste la lectura y espero que le vaya muy bien en todo. Un saludo en general.

    ResponderEliminar